viernes, 11 de diciembre de 2009

Escribir mi nombre sobre el agua
verlo desaparecer en segundos
confundirme con las nubes
del espejo

me fugo
me diluyo

Vi caer los días
destrozando historias
desde la madrugada
incendio en la sangre

Las manos del niño,
la esperanza.

Vi las páginas amarillas
la memoria
las noticias
la guerra
las promesas
rasgaduras en la tela

Vi la esperanza entrar conmigo

Vi al amor

nacer la risa
y abrazar el alma

Vi tus ojos entreabiertos en las madrugadas
y sus manos crecer lentamente

Vi a la poesía caminar con tus pasos

Como no aferrarme a la vida
cuando todo lo visto
me hizo necia
por los motivos
que nadie más conoce

esos que construimos con madrugadas, poesía y sueños

2 comentarios:

Juan Pablo Dardón dijo...

"Vi tus ojos entreabiertos en las madrugas
y sus manos crecer lentamente"

Excelente imagen!

A dijo...

Gracias Juan Pablo¡¡¡