miércoles, 22 de diciembre de 2010

Deliberadamente


Miedo a desnudarme en blanco y negro
frente tuyo, frente a cualquiera;
porque en este invento mío, que soy y no dejo de ser
entiendo que nadie me escuche como me escucho,
y no advierta cómo suena esta voz en mi cabeza
ahora que escribo, ahora que te nombro.

Me reconozco absolutamente sola.

lunes, 13 de diciembre de 2010

El agua se condensa en la ventana,
empieza a escurrir,
la gota cae más rápido cerca del corazón.

Él, exhala nuevamente,
el texto es ahora más claro:
"me voy a la mierda ".

Ella -la dependiente de la tienda-,
tiene aún 5 clientes,
al menos 19 regalos que empacar,
dolor de ovarios,
un amor menos,
pero 20 quetzales más en el cheque de fin de mes
                                                           por compensación.

lunes, 22 de noviembre de 2010


Lejanas ahora las noches
Con sabor a granada,
El frío de frente en la cara y
Los días de libertad becada que me negué
Se fueron,
Sin que nada cambiara
Excepto yo.

Me quedé
Dibujando palabras
Con las líneas neón de los aeropuertos
Esperando encontrarlas precisas.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La Terminal


Abandonadas a su suerte, en medio de ciudad Guatemala, 35,000 almas tratan de subsistir diariamente en un sitio llamado: La Terminal.

"La Termi" es una vieja desarreglada, llena de problemas, a la que le faltan dientes y le sobra temple para ser una nación dentro de la ciudad.  Mastica chicle con la boca abierta, tiene siempre pa’darte de comer una tortilla,  para beber una botella de etílico de tapa roja, flores de al menos dieciséis colores  e invitarte a que te sientes con ella a contemplar su inmensidad, eso si, sobre una caja de cutos[1] resquebrajada color azul. 

Sus hijos, pequeños que crecen rápido y envejecen pronto,  son todo, pero nunca niños.  Veinticuatro horas acá dentro pueden arrancarle a cualquiera la inocencia. Ellos se divierten jugando con los que pasan, escurriéndose dentro de sus delantales se escapan,  se esconden, se pierden.  

Hoy por la tarde sobre la 7ma. Calle, los hijos de la Termi jugaron a vaqueros, entre juego y juego,  le quitaron el sombrero a un hombre de un solo tiro,  jugando, jugando, el hombre no se levantó más

1, 2, 3, .... cruz roja:  nadie se mueve
1, 2, 3, .... cruz roja:  todos se mueren

A ciento cincuenta metros, otro grupo, en la octava calle, reía  con zanqueros de enormes piernas y alas color violeta, con narices rojas, todos felices estaban saltando, riendo, y cantando quedito:

Salta la tablita, yo la salté,
Sáltala de nuevo ... yo ya me cansé.

Y en medio de la Termi, todos cantamos la ronda.

2008.  Octubre.  6:04 p.m.

tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac

la Termi sigue igual,

2010.  Febrero. 4:16 p.m.

tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac
tic, tac, tic, tac

la Termi sigue igual,

2010.  Noviembre.  11:55 a.m.


[1] 1/8 de botella de aguardiente

martes, 9 de noviembre de 2010

;



Esta sensación de angustia
Y este temblor de manos
No son sino 
La confesión de amor más hermosa
Que hubieses imaginado,
La que no escucharemos
No ahora, tampoco sé cuando.

En tardes como éstas
Cuando siento el corazón
A desfase de los delirios
Y del resto de bips del cuerpo
Quiero largarme a esas plazas
Que habitan otros, del otro lado del mundo
Debajo del sol,
Para aparecer y luego desaparecer.

Si el tiempo sobrevive a los amantes,
Persiste el temblor de manos.

Y nada parece mal.

jueves, 21 de octubre de 2010

Abyecto



Las estampas de nuestros días felices
recuerdo falso de lo que contaron los abuelos
repitieron nuestros padres
y creimos nosotros mismos,
obviando que el mundo a cada instante se hace mierda.

Por eso: Salud, por los viejos tiempos.

martes, 19 de octubre de 2010

Shhhh...



Nerviosos, como gatos cerca de una bola de estambre, lucimos ante las bocas, los cuellos y las manos; de los que se atrevieron a preguntar y  recibieron un: voy al baño, a cambio de sus comunes frases: ¿puedo llamarte?, o yo estoy cerca de acá, ¿amanecemos juntos?

Y es que como animales de costumbre, después de una relación larga, perdemos la capacidad de respuesta oportuna y la habilidad para jugar ante un flirteo.

Sin embargo, el deseo supera cualquier olvido y cualquier baño más o menos discreto, resulta el sitio perfecto para satisfacerse, a veces solo el ego, y no enfrentar las preguntas incómodas del desayuno ante un desconocido.

lunes, 11 de octubre de 2010

Allí



Te hablo a vos desde estos pies
desde este sitio cubierto de ópalo,
a vos, que estás del otro lado,
que temés y te angustiás,
y te reís, y no entendès, y te empeñás
en no creer que le temés a la muerte,
esa que no es sino la otra soledad.

De este lado donde las bocinas solo hacen eco
y no me dejan pensar;
no encuentro las flores de lavanda que te prometí,
abundan las noches donde me pierdo,
donde los alcoholes dejan ver sus arrugas,
y entonces extraño el tiempo
donde me reía de la lluvia, y caminaba,
y te sabía del otro lado
y todo parecía ... muy distinto a hoy.

También he estado allí -vos sabés-, pero de este lado
las cosas no son muy distintas,
tal vez más ventanas, besos en fin de semana,
el resto del tiempo, nada volvió a ser igual.

lunes, 4 de octubre de 2010

Leve


Parapetarse esperando que pase el granizo
y acostumbrarse a ser feliz brevemente
como los zapatos limpios en el lodo.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Boceto


Me preguntas si te quiero
mientras dibujas
sobre una servilleta blanca.

Yo que no entiendo aún
por qué las madrugadas son tan largas,
intento entonces explicarte
de esta enorme soledad,
tu alineas las migas sobre el mantel
y me respondes con un verso,
entonces aquellos ojos tuyos
que parecen luces de mar
me recuerdan las estrellas  y el asfalto
siento entonces que te amo
y si, aún siento esta enorme soledad.

martes, 21 de septiembre de 2010

Pero vos no sabés perder la esperanza

Hay días no tan buenos,
en los que no tengo nada que ofrecerte,
ya sé que la vida es de la gran puta;
no volvás a repetirlo.

Sé que no es fácil seguir pero tampoco lo es detenerse.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Usted no sabe.



Usted no entiende de los porqués

Usted no contiene gemidos en el frio de una noche en el sofá de un carro.

Usted no entiende de las palabras sucias al oído, ni lo que se exhala cuando la jornada acaba, incluso del deseo de una noche que no vendrá.

Usted no sabe de días largos con 15 sabores diferentes de semen.

Usted no sabe de las noches con tacones y minifalda, no sabe del dolor de huevos de las bragas, de las sirenas de policías que acosan y que no pagan,

Usted no sabe del amor que no llega.

Usted no sabe de la rutina de 15 minutos por 10 dólares, de los orgasmos fingidos, de decir: así, así, despacio, despacio, ahora toda, uuuy si. Y en verdad solo querer encontrar al siguiente para completar lo de la noche.

Usted no sabe.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Pirado

Tomada de: http://www.signosbajolaluna.com/tag/disney

Se dibujaba mariposas en la cara y plumas en el cuerpo
tomó un cuchillo para pintarlas bermellón
creía realmente que lo lograría

quería salir volando

entonces con una piedra
empezó a escribir en los charcos
escribía para no olvidar
escribió de las luces
y le pidió a los días
guardarse hasta volver.

Vio nacer una pupila como la suya
en aquel espejo.

Allí tendido
se lavó la cara con la lluvia

nadie vino a despertarlo.

jueves, 26 de agosto de 2010

Imagen tomada de: www.roadsworth.com/


Si conocieras la ruta
que sigue el escalofrío
que siento
cuando huelo tu mejilla
entenderías que no miento
cuando digo que te extraño.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Hay días grises, y los que pasan en blanco.




Dame cinco varas[1] o te quiebro el culo[2] –me dijo-, te doy cincuenta si me lo quebrás ahorita, le respondí.

Me vió, y salió corriendo.

(suspiro)

A veces, ni las balas se apiadan de uno.



[1] Quetzales
[2] Por: te mato, te hago mierda.

martes, 10 de agosto de 2010

Latitud, tu ciudad y la mía




Si hubiéramos amanecido juntos, y
Me hubieses leído
Hoy no sentiría este siglo de ausencia
Que llevo desde la luz del martes.

Pero para amanecer juntos
Hubiésemos debido terminar con la noche,
Soportar la madrugada,
Y haber superado el miedo,
De esta noche,
De esta distancia.

lunes, 2 de agosto de 2010

Resquicio




Seguir la grieta del asfalto y perderse en el mareo, sentir la nausea de la cabeza siempre abajo, recorrer los caminos buscando las cicatrices de las banquetas, ver los zapatos, la basura y los tréboles de cuatro hojas que olvidaste en la última mudanza.

Ojala ese rompecabezas que armas en las madrugadas, no sea sino una excusa para eludir que amanezca y no un motivo para volverte loco.

Mejor la cabeza abajo, y esperar no coincidir con otros ojos que te recuerden, que cada día sigue allí, con el mismo ímpetu del llanto de un niño que no mama.

Avísame si encuentras tregua en el vómito o en la taquicardia abrazando un bidé color blanco.

No, esa no es desesperanza.

Solo es otro día que disipaste en el tránsito de una vida que insistes en seguir dilapidando.

miércoles, 28 de julio de 2010

Culpables





Alphaville


Todo le ganó: el insomnio, los besos, los puentes, las ganas, el deseo, el cansancio, los febreros, el clonazepam, la luna, los libros, los celos, las luces, las mentiras, las promesas, la oscuridad, el reflejo, los vampiros, los tequieros, el odio, la sonrisa, el tequila, el frío, la ropa, el cansancio, las vueltas, los terapistas, el mareo, el olfato y el mar

… y sigue buscando.

jueves, 22 de julio de 2010

Al otro lado



Le ballon rouge

Espero que hoy digas mi nombre
Ese que no sabes
Ese que no dije.

Que me inventes como historia
De borracho a la orilla del mar.

Que delires construyéndome
Y que completes el diagrama
Para recordar que olía como el jade.

No lo deseo, sin embargo,
Que la locura te acompañe,
Para traer las palabras que se te escapan tarareando a Ella
Que las escribas todas
Y me las leas al oído mientras duermo
En tu sueño que será el olvido,
Sin sonido,
Las palabras, sino los sueños,
Que aquí estoy
Escribiendo los ecos que reconozco
Esta noche mientras te invento.

miércoles, 14 de julio de 2010


Machacá con fuerza
Cada paso que dés,
Para estar segura que tocás el suelo,
Que no te angustien los muertos bajo tus zapatos,
Ni los heridos que sabrán
Tras tu sonido firme, que te has marchado,
Que no volverás.

Caminá,
No te cansés de pegar fuerte
No te olvidés, seguís aquí.

Sabrás los ecos como almas.

Estás confundida.

Y la soledad esta contigo
Desde que lloraste la primera vez
Cubierta en sangre.

No dejés de ver la luna,
No creás las historias de marinos
Que cuentan existe un mapa en las estrellas,
Las estrellas se apagan
Como el tabaco,
No hay nada tras el humo, solo nostalgia.

Caminá con fuerza,
Como si fueras a encontrarte
Porque nadie saldrá a tu encuentro,
No lo olvidés,
Nadie vendrá a tu encuentro
                                                centro,
                                                dentro,
                                                miento,
                                                siento, 
                                                y me vuelvo a mentir,

Todo termina, todo acaba,
El asfalto donde caminas,
La grama que crees hueles,
La tierra que rechinas entre los dientes,
La frontera que crees contiene:
                                                la vida,
                                                los sueños,
                                                los nombres,
los perros.

La frontera termina
Al doblar,
No crucés, seguí derecho,
Así el camino será largo,
Que si cruzas te encuentras
y puede que no te guste lo que vas a encontrar.

viernes, 2 de julio de 2010

Intento

www.canaltcm.com/.../8076/paris-je-t-aime


Prometo hacer pequeñas promesas, para someterme a ese: un día a la vez -que tanto aclamas-, para dejar de hacer tragedias de las palabras olvidadas, y  encontrar hermosos los días, donde solo queda tu huella en la almohada.

Inscribirme en los seguidores de la antinostalgia, aunque me amenacen de expulsión constantemente por las lágrimas que guardo en el cuaderno que no acabo, ese donde pinté y pintaste, aquel que guardé por largo tiempo y que creí un diario.

Prometo no prometerme nada que no haya prometido antes ¿Queda claro?

Vivir los días sin esperar recuperar las 24 horas que desperdicio cada día, tratando de entender lo que dejé pasar, los 2 años en que sigo persiguiendo al tiempo por las respuestas que ya no se como preguntar.

Prometo identificar las posibles rutas de salida, culpar a la casualidad,  y para encontrarlas prometo jugar a las damas chinas, disfrazada de chica hardcore, aunque me derrumbe por dentro, prometo jugar a las posibilidades en cada mantel a cuadros que me encuentre los jueves al medio día.

Seguramente, no me faltará la sonrisa de los hipócritas, que esperan sin dar nada, a ti tampoco, de hecho, no faltarán las palmadas en la espalda, ni los vasos fríos, mientras del otro lado de la mesa emergen los aplausos de los que esperan pronta la caída y los excesos.

Prometo no agobiarme, ni mantener las ventanas abiertas, ni las puertas cerradas, prometo sal durante la noche, y jalea de pepino por las mañanas, pero jamás un par de ojeras que delaten.

Prometo que sabrás donde encontrarme –como siempre-, eso sí, no te prometo que me encuentres, mientras lo único que ofrezcas es soportar mi ego y mi nostalgia.

jueves, 1 de julio de 2010

Dame luciérnagas, para un poco de luz dentro.




Que la oscuridad que llevo
Esta invadiéndolo todo.

No te das cuenta
Pero esa soledad que crees eterna
No solo es inmensa
Es densa
Y para nada me es ajena.

Necesito tragar la luz de las lámparas
Que se resisten a la lluvia,
De los rayos que insisten en despertarme
Del insomnio cuando todos duermen.

Necesito un poco de la nada
Y dormir lento.


martes, 22 de junio de 2010

¿Creés en las hadas?




Sigo buscando la segunda estrella,
¿Hacia dónde?  
¿A  la derecha?
Sigo buscando.

Ni Campanita,
Ni Wendy,
Tu tampoco Peter Pan.

Yo solo quiero
Como ciudad Corazón:
Nunca Jamás.

Sigo,
buscando.

lunes, 14 de junio de 2010

Imagen

Piet Mondrian


Con alcoholes por la noche
No me reconozco
Frente al espejo.

Conozco bien
La condición de estar
No estando
Y entonces
En ese estado onírico
Beso mi imagen
Bebo mi saliva
Y respiro el olor
Del espectro que ahora soy
Sin detenerme.

Me veo a los ojos y
Descubro a otra
Esa, que quizá en verdad soy
O esa, que guardo detrás del sostén
Todas las mañanas.